Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

Para que nuestra piel tenga buen aspecto es importante cuidarla y protegerla con cremas hidratantes y protectoras. De igual modo es muy recomendable limpiarla y liberarla de impurezas y para ello nada mejor que un peeling.

La época estival es una de las que más hace sufrir a la piel: las radiaciones solares, el cloro de las piscinas y la sal del mar afectan al estado de nuestra piel como también lo hace lo que comemos y bebemos y, es bien sabido, que en verano solemos hacer algunos excesos descuidando un poco la alimentación más saludable.

Así llega el mes de septiembre y vemos que nuestra piel está algo más seca, tirante y falta de iluminación.

¿Por qué no un peeling químico? 

Si bien lo principal para lucir un buen cutis es la limpieza diaria lo más importante es la limpieza diaria que puede hacerse con el producto que mejor nos vaya según nuestro tipo de piel: agua micelar, leche limpiadora, gel, espuma…

Además de esto existe lo que llamamos el peeling químico que es un procedimiento médico de exfoliación con el que se logra eliminar las capas de células muertas. Gracias a la aplicación de diferentes sustancias químicas, mejoramos la pérdida de la textura y luminosidad de la piel, las manchas, cicatrices de acné, arrugas finas y otras alteraciones cutáneas.

Realizarse peelings con cierta frecuencia estimula la formación de nuevo colágeno volviendo la piel más suave, resplandeciente y con excelente textura.

¿Qué peeling debo hacerme?

Existen diferentes tipos de peelings clasificados en función de su profundidad de acción, escogiendo uno u otro según las necesidades de cada persona.

  1. Peeling Superficial: mejora el aspecto de la piel dándole luminosidad y atenúa las manchas, es el adecuado cuando no se desea o no puede permitir una descamación visible ya que produce un ligero enrojecimiento que desaparece en pocas horas. Puede aplicarse nuevamente a las 2 semanas. Para conseguir un buen resultado es recomendable hacer 6 peelings.
  2. Peeling Medio: mejora las arrugas finas así como las lesiones pigmentadas extendidas y el acné en fase activa. Se produce un mayor enrojecimiento y la descamación es más visible. Puede aplicarse nuevamente a las 4 semanas.
  3. Peeling Profundo: con el que conseguimos máximos resultados en la eliminación de las arrugas finas y medias, renovación total de la piel fotoenvejecida o “photoaging”, las cicatrices de acné y la pigmentación circunscrita. Aparece un enrojecimiento temporal de la piel durante 3 o 4 días y una descamación intensa durante un máximo de unos 10 días. La vida social normal se altera durante aproximadamente una semana. Puede aplicarse nuevamente al año.

En cualquiera de los peeling el procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo en la consulta, y aunque no suele precisar anestesia sí puede optarse por la sedación en los peelings profundos.

¿Quién puede hacerse un peeling?

Cualquier persona con envejecimiento facial que sea consecuencia de acné, arrugas finas, cicatrices, estrías, daño cutáneo por exposición solar como la queratosis actínica (manchas solares), flaccidez cutánea, melasma, poros abiertos o piel apagada.