Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

Nuestro organismo necesita sin duda estar bien oxigenado para mantener nuestras células vivas y jóvenes, de igual modo que nuestra piel (el órgano más grande de nuestro cuerpo) necesita estar oxigenada para lucir un aspecto luminoso y sano. Existen diversos tratamientos que permiten aumentar y mejorar dicha oxigenación que nos llevará a regenerar los tejidos y uno de ellos es sin duda la carboxiterapia.

En qué consiste

La carboxiterapia es una terapia medio-estética que consiste en la infiltración por vía subcutánea de CO₂ (dióxido de carbono) en el tejido con fines terapéuticos.

Gracias al aumento de concentración de CO₂ en el lugar de punción obtendremos unos resultados muy positivos:

En primer lugar aumentará el flujo sanguíneo y por tanto una hiperoxigenación del tejido. Gracias a ello el metabolismo del tejido mejora notablemente estimulando la formación de colágeno y mejora el espesor de la piel y su coloración.

Además se consigue una importante vasodilatación ateriolar, se estimulan las células del tejido y se reduce el tejido graso como consecuencia de la acción lipolítica del tratamiento.

Aplicaciones de la carboxiterapia

La Carboxiterapia puede utilizarse tanto a nivel corporal como facial teniendo unos efectos muy beneficiosos a nivel estético como:

  • Celulitis: conseguimos normalizar el tejido y que la piel luzca más sana y con mejor aspecto
  • Antes y después de una liposucción
  • Reducción de las ojeras: disminuye mucho la coloración violácea (ojeras pigmentadas)
  • Mejora de la flacidez
  • Disminución de las estrías
  • Mejora estética de las cicatrices
  • Rejuvenecimiento facial y escote, corporal, manos etc.

En el campo de la dermatología también es utilizada para:

  • Problemas de alopecia
  • Mejorar la Psoriasis
  • Reducir el Acné
  • Pre y postoperatorio de injertos de piel (tanto en hombres, como en mujeres)

Así mismo existen otras especialidades médicas, como la medicina deportiva, que utilizan esta técnica para tratar las contracturas musculares, en reumatología para la artritis y la artrosis y en angiología para úlceras varicosas.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Para obtener los mejores resultados del tratamiento con carboxiterapia se deben realizar diversas sesiones. En función de la zona a tratar y los problemas que queramos resolver, el número de sesiones puede ir desde una sesión al mes, hasta una a la semana.