Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

HILOS

Para conseguir un aumento de colágeno y tensar la piel podemos recurrir a dos tipos de hilos:

  1. Hilos lisos o PDO: Se utilizan para hacer una especie de malla bajo la piel con el objetivo de aumentar el colágeno, grosor y consistencia de la misma. Estos hilos redensifican la dermis si bien no tienen efecto tensor.
  2. Hilos tensores o espiculados: Son los que se utilizan para tensar la piel. Estos hilos son como una espiga, es decir tienen como micro terminaciones, de modo que al colocarlo bajo la dermis y estirarlo queda anclado y de este modo produce un efecto tensor.
¿En qué consiste?

Lo primero que hacemos es conseguir que el grosor de la piel sea suficiente para poder poner los hilos tensores. Para ello evaluaremos si es necesario poner primero los hilos lisos para redensificar y después los hilos espiculados para reducir la flacidez.

Aplicaremos un poco de anestesia local en la zona a tratar para evitar cualquier posible molestia y después podremos los hilos utilizando unas diminutas agujas.
Los hilos espiculados se colocan en los vectores de la cara como si se tratara de un lifting, por ello es necesario tener un buen tejido subcutáneo (que se consigue con los hilos lisos) para que aguanten bien.

Este tratamiento no es doloroso y el paciente puede reincorporarse inmediatamente a la vida cotidiana.

¿Cuánto duran?
  • Los resultados se ven prácticamente de forma inmediata, si bien es a los 2 o 3 meses cuando se ve el resultado completo.
  • Pasados los 6 meses los hilos tensores se deshacen como cualquier otro hilo y queda una cicatriz de colágeno en su lugar (internamente) lo cual forma un tejido que aguanta la piel y reduce la flacidez.
  • El efecto tensor es de 1 año aproximadamente.
Efectos
  • Para corregir el surco nasogeniano y la flacidez del pómulo
  • Para mejorar la producción de colágeno provocando un efecto lifting
  • Para aumentar la producción de elastina y de tejidos elásticos
  • Para mejorar la flacidez facial y las arrugas del rostro

Lo importante es hacer un plan individualizado ya que depende de cada persona y de cómo tenga la piel. Lo más recomendable es realizar un tratamiento holístico, es decir, un tratamiento individualizado que incluya todos los aspectos: alimentación, cuidado físico y cuidado de la piel, en definitiva un tratamiento global de flacidez a todos los niveles para conseguir el mejor resultado al menor coste.

Share This