Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

Muchas veces oímos hablar de alopecia sin embargo es más común referirse a la calvicie. Pero, ¿qué diferencia hay realmente entre estos dos términos?

El significado de alopecia no es otro que el de caída patológica del pelo de cualquier tipo y en cualquier parte de la superficie cutánea.

El  origen etimológico de la palabra es alopek del griego que significa zorra y se aplica esta definición puesto que se compara las calvas de los humanos con las de los zorros, ya que estos animales mudan su pelo dos veces al año. Este concepto tuvo una gran acogida por el latin (al pecia) y se empezó a utilizar como tal en el castellano durante la edad media.

Cuando nos referimos al lenguaje del día a día ambos términos, calvicie o alopecia, suelen utilizarse como si fueran sinónimos si bien a nivel dermatológico no significan lo mismo. En este sentido alopecia es cualquier caída de pelo patológica y calvicie se refiere a la alopecia androgenética del varón o de patrón femenino de la mujer.

Tipos de alopecia

Existen múltiples tipologías de alopecia que pueden ser debidas a causas de muy diversa índole.

Vamos a centrarnos en las que podríamos denominar como los 2 grandes grupos:

  1. Alopecias no cicatriciales: aquellas en las que el folínculo piloso no se destruye, tan solo se produce una pérdida de pelo temporal del cabello. Como ejemplo serían la alopecia areata, la calvicie, la alopecia androgenética, etc…
  2. Alopecias cicatriciales. Son aquellas en las que sí existe daño o destrucción de las zonas de pelo que están implicadas en la regeneración del folínculo piloso.

Dicha destrucción hace que esta calvicie sea irreversible en si misma, si bien puede solucionarse con un trasplante de pelo.

Estaríamos hablando de la alopecia frontal fibrosante, la foliculitis decalvante, el lupus eritmatoso, etc…