Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

¿Por qué se hace un trasplante de vello púbico?

Existen circunstancias que pueden conllevar la pérdida total o parcial del vello público. Este hecho puede producirse por un cambio hormonal, por la llegada de la menopausia, por una excesiva depilación y, por ejemplo, en casos de pacientes que se han sometido a procesos de depilación completa con láser en la zona genital y que al cabo de un tiempo ya no quieren presentar este aspecto, sino que prefieren volver a tener algo de vello.

También puede darse el caso de mujeres que deseen disimular la cicatriz de una cesárea, pacientes que hayan perdido el vello por una determinada medicación u otros tratamientos agresivos, enfermedades o, simplemente, por la edad, causas que perfectamente pueden provocar una alopecia en esta zona.

¿Qué técnica se utiliza?

En todos estos casos se hace necesario un trasplante de vello en el pubis, aprovechando el pelo procedente de alguna zona donante –la zona de la nuca-.

El procedimiento se realiza de la misma manera que cualquier otro trasplante en el cuero cabelludo, y puede hacerse, indistintamente, con la técnica FUSS o la FUE.

¿Cuánto durante el trasplante?

También hay que destacar que en función de la cantidad de injertos que se realicen y sean necesarios, el proceso será más o menos largo, porque dependerá del grado de alopecia que se tenga en la zona púbica y el grado de densidad de pelo que el paciente desee conseguir. Sin embargo, lo normal es que el procedimiento tenga lugar durante una sola sesión ambulatoria.

Normalmente solemos esperar entre tres y cuatro meses para ver el resultado del trasplante.

Es el tiempo que el vello púbico tarda en crecer. Una vez que se cumple este periodo, es posible valorar de forma más precisa la densidad que se ha conseguido y si por tanto será necesaria alguna sesión más.

Se realiza con anestesia local.