Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

¿A qué llamamos mesoterapia?

La mesoterapia es una técnica de inyección intradérmica indolora que se utiliza principalmente para el tratamiento de la celulitis y la obesidad localizada. Tiene unos efectos positivos contra la grasa localizada y la retención de líquidos, Pero eso sí, para conseguir los efectos deseados siempre debe acompañarse de una dieta adecuada y equilibrada.

La inventó en 1952 el médico francés Michel Pistor

La mesoterapia se basa en la infiltración de sustancias medicamentosas mínimas en la zona donde queremos actuar.

¿Para qué se aplica en el rostro?

Si aplicamos esta técnica en el rostro, denominada mesolifting, podemos conseguir una apariencia más joven e hidratada, ya que estaremos revitalizando la piel y actuaremos contra la flaccidez.

Esta técnica también es capaz de corregir la falta de luminosidad en el rostro, borrar las líneas de expresión y pequeñas arrugas y mejorar el aspecto general de la cara, el cuello y el escote, por poner unos ejemplos.

A nivel capilar, además, es muy interesante, ya que se usa para fortalecer el cabello. Se infiltran vitaminas que ayudarán a retrasar la caída y estimular la circulación en el cuero cabelludo.

¿Se aplica la mesoterapia a nivel corporal?

Sí, para el tratamiento de la celulitis. Mejora la textura de la piel. En este caso también se usan productos homeopáticos. 

¿Qué productos infiltramos para tratar el rostro?

Se infiltran vitaminas, minerales, homeopatía e hidratantes y reconstituyentes como el ácido hialurónico.

Es recomendable combinar este tratamiento con la realización de un peeling facial.

¿Cómo son las sesiones de mesoterapia?

La mesoterapia se realiza en sesiones semanales. No es dolorosa, pero para disminuir las molestias aplicaremos una crema anestésica unos minutos antes de intervenir en la zona afectada.

Las sesiones duran 15 minutos, y serán necesarias unas 6-10 semanas si nos hallamos antes un caso de la celulitis, o bien realizaremos una sesión cada dos semanas para tratamientos de vitaminas y factores de crecimiento.

Una vez acabe el tratamiento, solo serán necesarias unas pocas sesiones de mantenimiento, que pueden ser del orden de un par al año.