Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

La liposucción o lipoescultura consiste en extraer depósitos de grasa no deseados de las áreas superficiales del cuerpo, incluyendo el abdomen, las caderas o flancos, las cartucheras o trocánteres, los muslos, las rodillas, las pantorrillas, los tobillos, los glúteos, la parte anterior y posterior de las axilas, la espalda, la papada, etc.

Está indicada para aquellas personas que desean reducir volumen de grasa ya sea en áreas pequeñas y bien localizadas o áreas más extensas que están en desproporción con el resto del cuerpo. La liposucción no es un tratamiento de la obesidad, ni de la celulitis, aunque puede mejorar las áreas tratadas.

La cantidad de grasa que se pueda eliminar estará en función de la elasticidad de la piel de esa zona concreta. En las ocasiones en que haya mucha flaccidez será necesario asociar la liposucción a la resección de piel de la zona o bien limitar el vaciado de grasa para que la piel no quede más fláccida. Lo importante es valorar detenida y particularmente las características de cada caso.

Procedimiento

Lo más importante de la liposucción es la marcación previa de las zonas a tratar. Estando el/la paciente de pie, la cirujana va marcando con un rotulador las áreas que se tratarán como si de un mapa orográfico se tratara. Estas áreas ya han sido previamente valoradas con el/la paciente. La liposucción generalmente se realiza con anestesia local, anestesia local y sedación, anestesia peridural o anestesia general. La elección depende de la cantidad de grasa que se prevea que va a ser extraída.

Mediante una pequeña incisión (generalmente inferior a 5mm), situada en pliegues naturales siempre que sea posible para que quede escondida, se introduce una cánula muy fina a través de la cual se depositando la anestesia. Después de esperar unos 15-30 minutos se inicia la aspiración de grasa a través de una cánula de 3 o 4 mm conectada a una máquina de vacío, realizando numerosos túneles en el área previamente marcada.

Una vez realizada la operación, se pone una faja ortopédica o vendaje compresivo según el área tratada.

Postoperatorio

El reposo que debe realizarse tras una liposucción es directamente proporcional a la cantidad de grasa extraída, algo que se debe evaluar para cada caso concreto. Se puede precisar desde 1-2 días a 1 semana generalmente. Normalmente salen morados en la zona tratada aunque gracias a la preparación previa a la liposucción con homeopatía, desaparecen a los 10 días aproximadamente.

El dolor postoperatorio va disminuyendo en intensidad durante la primera semana, si bien es absolutamente soportable y es también proporcional a la cantidad de grasa extraída. Se prescriben antiinflamatorios para controlarlo durante los 3 primeros días únicamente.

Suele ser necesario la realización de drenajes linfáticos durante las 3 semanas siguientes (2 por semana) y masajes mecánicos durante el mes siguiente. Siempre en función de cada caso concreto.

Resultados

Al mes o mes y medio de la liposucción ya se observan cambios en el contorno corporal aunque no se deben evaluar los resultados finales de una liposucción antes de seis meses.

Las nuevas proporciones del contorno corporal obtenidas se mantendrán ya que las células de grasa no se volverán a reproducir, a no ser que la persona padezca alguna alteración hormonal muy importante o una obesidad mórbida.

Share This