Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

Linfoterapia o drenaje linfático manual (Método Vodder)

El Drenaje Linfático Manual (DLM) es una técnica de masaje relajante y calmante por excelencia. Produce efectos beneficiosos tanto en el campo de la medicina  para el tratamiento y prevención de muchos trastornos, como en el campo de la estética donde se ha convertido en una técnica insustituible de gran apoyo en el tratamiento de muchos trastornos que afectan el aspecto externo de las personas.

La cubierta externa de nuestro cuerpo, la piel, puede verse sometida a una serie de variados trastornos (hinchazones, edemas, hematomas, irritaciones, acné, heridas recientemente cicatrizadas, etc.) que, si bien en muchos casos no representan un verdadero peligro para la salud, sí que afectan, en cambio a la apariencia externa de quien los padece.

¿En qué consiste?

El cuerpo humano dispone de un sistema circulatorio llamado sistema linfático que se encarga de transportar la linfa lentamente, nutriendo, reparando, renovando, rejuveneciendo, limpiando de residuos tóxicos y defendiendo al organismo por la acción de los anticuerpos elaborados por los glóbulos blancos que componen la linfa.

La linfa es el líquido encargado de eliminar las sustancias indeseadas de los tejidos, así como también de la difusión de otras que son beneficiosas. Sensible a las condiciones a las que se expone el cuerpo, durante el sueño, la circulación linfática se detiene parcialmente. En situaciones de cansancio, estrés, ambiente frío, tensión etc., se ralentiza.

El drenaje linfático actúa en el espacio que va desde las capas profundas de la piel hasta el plano muscular, y todos los elementos que están contenidos en esta zona, para reducir los posibles estancamientos y edemas post traumáticos por alergia, cirugía, etc. y sanear los tejidos al eliminar toxinas, desechos y microorganismos, reduciendo la hinchazón y el dolor causados por la retención de líquidos, embarazo, varices, edemas, etc.

La suavidad y cadencia de las maniobras producen un efecto antifatiga,  y además favorece la cicatrización de los tejidos acelerando el proceso de recuperación de heridas por traumatismo o post quirúrgicas.

Este masaje actúa indirectamente sobre la circulación de la sangre mejorando la microcirculación y favoreciendo la nutrición celular, lo que conlleva un mejor aspecto de la piel.

La duración media aproximada  de un tratamiento de drenaje linfático manual oscila entre los 45 y 60 minutos.

Indicaciones y contraindicaciones

En términos generales  podemos decir que el DLM es especialmente útil en los siguientes trastornos:

  • Cutáneos: acné, rosácea, dermatitis perioral y eritema facial persistente (cuperosis)
  • Tejido graso: celulitis
  • Quirúrgicos: pre y postcirugía reparadora y estética, así como en la prevención y tratamiento de cicatrices
  • Otros efectos: en los tratamientos contra el envejecimiento (efecto sedante/relajante), edemas faciales, piernas hinchadas y cansadas, etc.

El DLM no puede realizarse en caso de fiebre, cáncer u otras enfermedades malignas como edema cardiaco, crisis asmática, tromboflebitis y reacciones alérgicas graves.

Share This