Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

Finasteride

 

El finasteride es una medicación oral disponible bajo prescripción médica. El finasteride lleva disponible en el mercado más de 10 años y ha demostrado su seguridad y efectividad.

El finasteride funciona en algunas personas muy bien y en otras no tan bien, pero lo cierto es que actualmente es el mejor medicamento que hay contra la caída del cabello.

En un gran porcentaje de personas ralentiza de forma importante la caída del pelo y en otras puede llegar a revertir el pelo que se ha ido afinando y perdiendo color (lo que indica que está en los últimos ciclos capilares), para volver a pigmentarlo y engrosarlo.

El finasteride funciona mejor en las alopecias leve o moderada, pero puede también ayudar a pacientes con alopecias más avanzadas para preservar el pelo remanente, e incluso su uso se ha sugerido por cirujanos de trasplante capilar como una medicación eficaz para retrasar o revertir la calvicie en patrón masculino. A menudo se emplea como un tratamiento complementario en pacientes sometidos a trasplantes de cabello.

Mecanismo de acción

Teniendo en cuenta que el desarrollo de la alopecia androgenética depende de dos factores: genética + hormona masculina (andrógeno).

El finasteride actúa disminuyendo la cantidad de andrógenos que llegan al folículo piloso, concretamente de DHT (Dihidrotestosterona).

Esta acción la realiza inhibiendo la 5 alfa-reductasa tipo 2, una enzima encargada de la transformación de Testosterona en Dihidrotestosterona en el folículo piloso, así se produce menos cantidad de DHT.

Debido a que existen 2 enzimas encargadas de la transformación de Testosterona a Dihidrotestosterona: 5 alfa-reductasa tipo I y 5 alfa-reductasa tipo II, y que el finasteride solo actúa sobre la tipo II, siempre habrá DHT que continúe actuando sobre el folículo piloso y otras zonas del organismo.

Los resultados serán tanto mejores en aquellas personas que hayan estado perdiendo pelo durante menor periodo de tiempo.

Como es imposible saber a priori el grado de beneficio que se puede esperar del fármaco para una persona en concreto, ésta debe tomar finasteride como mínimo 6 meses. A partir de aquí se valorará la continuidad o no del tratamiento.

El efecto del finasteride se potencia con el minoxidil ya que actúan por mecanismos de acción diferentes, motivo por el que generalmente se administran conjuntamente.

Posibles efectos secundarios

El Finasteride es un fármaco que generalmente se tolera bien. La mayoría de los efectos secundarios no son habituales en caso de que aparezcan, con el uso prolongado de finasteride tienden a remitir.

Solamente en el 2% de los casos, Finasteride puede causar disminución en la libido (apetito sexual) y en el volumen eyaculatorio, generalmente con el uso continuado de la medicación estos problemas disminuyen o revierten con el cese de la medicación.

Al iniciarse el tratamiento puede aparecer una mayor caída de pelo, pero esto es transitorio y no debe ser la causa de la detención del tratamiento.

Un aspecto negativo de finasteride es que cuando se deja de tomar se pierde todo lo que se ha ganado por lo que en principio es un fármaco hay que tomar de por vida.

El finasteride ha pasado todos los controles sobre inducción tumoral y además es bastante bien tolerado.

El uso en mujeres fértiles, está totalmente contraindicado ya que podría producir alteraciones en el desarrollo sexual del feto.

En mujeres en contracepción o menopáusicas es bien tolerado y puede ayudar a frenar la caída de pelo, si bien la dosis indicada es un poco mayor que en los hombres. Su uso en mujeres no provoca, bajo ningún concepto, la virilización en la mujer.

Share This