Tel. 93 414 25 55 - C/ Balmes, 310 1º - 2ª Barcelona info@institutotrius.com

¿En qué consiste un trasplante de pelo?

El trasplante de pelo consiste en la redistribución de folículos pilosos (o pelos con células germinales) de la zona permanente o áreas posterior y lateral del cuero cabelludo a la zona calva o zona con menor densidad de pelo.

Le invitamos a nuestro vídeo ilustrativo

¿Por qué es permanente el pelo de atrás y los laterales?

Es permanente o seguro, porque está genéticamente codificado para durar toda la vida, es decir, no está afectado por la alopecia androgenética, la cual precisa de dos factores para que se manifieste:

  1. Hormona masculina o andrógeno (testosterona)
  2. Herencia (genética) paterna o materna que proporciona al folículo piloso una especial sensibilidad a la acción del andrógeno.

Así pues, cuando estos dos factores se unen se producirá más pronto o más tarde la temida alopecia o calvicie, pero nunca en la parte posterior o lateral de la cabeza. Si nos fijarnos en personas que sufren de alopecia podemos observar que aunque ésta sea muy importante, siempre mantienen pelo en la zona posterior y lateral.

¿Por qué no se cae el pelo una vez trasplantado a una zona calva?

Ya hace muchos años se demostró que el pelo del cuero cabelludo seguía manteniendo sus características genéticas intactas aunque fuera implantado en cualquier otra parte del cuerpo, ya sea otra zona del cuero cabelludo, la barba, el bigote, las cejas, el pecho, el pubis, etc. A esta característica se la denomina dominancia del donante.

En 1959, “el padre del trasplante de pelo”, el dermatólogo de Nueva York Dr. Norman Orentreich demostró que al trasplantar pequeños cilindros de cuero cabelludo (punches) con pelo a una zona de piel quemada, el pelo crecía.

Aunque previamente en 1939, el doctor japonés Shoji Okuda ya había realizado y publicado la misma técnica, su trabajo quedó olvidado tras el estallido de la II Guerra Mundial, y no fue hasta 1992 en que se tuvieron noticias del mismo.

¿Qué es lo que se trasplanta exactamente? Concepto de unidad folicular

De la misma forma que una planta necesita que haya tierra entre sus raíces para que arraigue bien, los folículos pilosos necesitan que haya un poco de tejido alrededor para que “prendan” o se vascularicen.

Los folículos pilosos (pelos) nacen naturalmente en grupos de 1 a 6 compartiendo estructuras anatómicas que deben ser preservadas. A este conjunto de folículos se los denomina unidad folicular. El tamaño de una unidad folicular es de 1 mm o menor.

A. Dos unidades foliculares de un folículo piloso cada una.

B. Una unidad folicular compuesta por 4 folículos pilosos, compartiendo el músculo erector del pelo y la glándula sebácea.

Los injertos que serán trasplantados son una unidad folicular entera, por tanto los injertos contendrán 1 a 6 pelos.

El trasplante realizado con unidades foliculares permite obtener unos resultados muy naturales, evitando el aspecto de “pelo de muñeca” que era tan frecuente en los trasplantes de hace años.

¿Qué es lo más importante en un trasplante?

El trasplante de pelo no es una cirugía compleja ni traumática, es una cirugía muy delicada en la que hay que tener en cuenta muchos detalles para que el resultado sea absolutamente natural y satisfactorio. Entre estos detalles destacaremos:

  • Dirección: la dirección del pelo varía a lo largo del cuero cabelludo. En la zona superior el crecimiento va hacia arriba; en las entradas la dirección del pelo varía muy rápidamente lateralizándose a medida que nos dirigimos hacia la sien; en la coronilla hay que reproducir el remolino o remolinos centrales que siempre existen.

Siguiendo las direcciones de crecimiento natural del pelo conseguiremos un resultado absolutamente natural.

  • Angulación: el ángulo de salida del pelo es más agudo en la primera línea capilar y en la coronilla, casi plano a nivel de los picos temporales y de 45° o mayor en la parte más superior del cuero cabelludo.

La reproducción natural del ángulo de salida del pelo nos permite conseguir un efecto óptico de mayor densidad en el resultado final.

  • Densidad: dependiendo del área que tengamos que repoblar y de la cantidad de unidades foliculares que podamos obtener, podremos conseguir mayor o menor densidad (unidades foliculares por cm²).

Si el área a repoblar no es muy grande se podrá realizar la técnica de dense packing definida como la implantación superior a 35 unidades foliculares/cm².

En el Instituto Trius realizamos esta técnica consiguiendo densidades de 50 unidades foliculares/cm².

Si el área a repoblar es mayor, antes del trasplante se diseñarán las áreas a las que daremos más densidad, para conseguir un resultado  óptimo.

  • Diseño: previamente a la intervención se debe realizar un detallado diseño de las áreas que se van a repoblar, proyectando siempre una visión de futuro, dado que el pelo trasplantado no caerá nunca, tenemos que prever el resultado del trasplante a 10 – 20 años.

El diseño de la primera línea es crucial para conseguir un resultado absolutamente natural, por ello:

1-      La primera línea se realiza en forma de zigzag, tal y como naturalmente nace el pelo en esta zona.

2-      Las incisiones son menores a 1mm para poder alojar unidades foliculares que contengan 1 folículo únicamente.

3-     Para conseguir máxima naturalidad a largo plazo es importante diseñar la primera línea con un cierto grado de entradas, ya que estas están presentes en la inmensa mayoría de hombres de determinada edad.

Dependiendo del grado de alopecia en la zona frontal, media y coronilla, puede ser necesario de 2-3 sesiones de trasplante.

El número de injertos por sesión puede ser muy variable, en función de la superficie de alopecia a cubrir, de la cantidad de cabello en la zona donante, de las características del cabello así como de los objetivos específicos de cada paciente.

Lo más habitual es hacer sesiones de 3.000 o más injertos que representan unos 8.000 pelos aproximadamente.

Es por ello de vital importancia realizar una primera visita con la Dra. Trius para que pueda valorar su caso concreto y hacer una correcta planificación.

La cirugía de trasplante de cabello hoy día se tolera muy bien.

Previamente a la intervención se administra un ligero sedante que proporciona relajación y ayuda a dormir en caso de que lo desee. De esta manera, la aplicación de la anestesia local pasa desapercibida.

Una vez anestesiada la zona, no notará ninguna molestia en absoluto. Incluso podrá levantarse para acudir al servicio o tomar un refrigerio si tiene sed o hambre.

Terminada la intervención le aplicaremos el/la gorro/a que haya traído, de preferencia ancho y fácilmente adaptable. Es aconsejable realizar el desplazamiento hasta su casa u hotel acompañado.

Los primeros 2 días tras el trasplante debe realizar una vida tranquila, sin esfuerzos, aunque no es preciso hacer reposo absoluto. Deberá aplicarse frío en la frente y un spray de agua termal para mantener humedecidos los injertos y la zona receptora bien limpia.

Al día siguiente deberá acudir a la consulta, donde le realizaremos un control y el primer lavado de cabeza, enseñándole a hacerlo usted mismo en casa los próximos días.

En unas 24 horas se forma una pequeña costra en la superficie de cada injerto, que cae en 7-10 días.

Durante los 3 días posteriores al trasplante, deberá tomar medicación: antibiótico y antiinflamatorio, en algunos casos es preciso tomar un analgésico la noche de la intervención fundamentalmente en caso de realizar la técnica “de la tira” (FUSS), ya que notará una molestia debida a la inflamación de la zona posterior. Esto no ocurre en caso de realizar la técnica “sin cicatriz” (FUE), por lo que no se pauta analgesia en el postoperatorio.

La mayoría de los pequeños pelitos que se observan emergiendo de los injertos al finalizar la intervención, caerán durante el primer mes. La raíz, quedará en fase de reposo (telógena) durante 3 meses. Algunos pocos que no hayan caído continuarán creciendo (fase anágena).

Los pelos trasplantados suelen comenzar a crecer alrededor de los 3 meses del trasplante de una manera asincrónica, es decir, no salen todos a la vez sino progresivamente, de manera que el resultado final se lee al año de la intervención.

Este pelo se comportará naturalmente toda la vida. A medida que se envejece, puede haber una ligera pérdida de la densidad del cabello de la cabeza, que podría afectar también a los pelos trasplantados.

 

Por supuesto, siempre y cuando haya suficiente espacio entre pelo y pelo para poner una nueva unidad folicular, 1 mm aproximadamente.

La ventaja de ir reemplazando el pelo a medida que se va perdiendo es que no llegaremos a ver francas áreas calvas y por tanto no realizaremos drásticos cambios de look. Es en este tipo de trasplantes en los que la “visión de futuro” es primordial. Probablemente y en función de la velocidad de pérdida del pelo se requerirá un 2º o 3r trasplante a lo largo de la vida.

Para dilatar al máximo la necesidad de un 2º trasplante, es recomendable realizar al mismo tiempo tratamiento médico que ralentice la pérdida del pelo original del área que estamos tratando.

El inconveniente en este tipo de casos es que debido al traumatismo quirúrgico en la zona trasplantada, una parte del pelo autóctono entra en fase de reposo o telógena y cae temporalmente durante los 2 meses que siguen al trasplante. A partir de los 3 meses, empieza a crecer tanto el pelo trasplantado como el pelo que ha caído durante esta fase.

Share This